Reflexiones del fin de semana

Posted on 26/11/2016

0


Sábado 26 de Noviembre de 2016

Tal vez un día, los venezolanos que sobrevivamos a esta pesadilla contemos a las nuevas generaciones nuestras historias de horror y tal como en la actualidad hay gente que no creen en el holocausto del pueblo judío, muchos dudarán de la veracidad de nuestras palabras, pues significa aceptar que el ser humano es capaz de alcanzar niveles superlativos de maldad.

Suelen decir los gurús de la motivación, los libros de autoayuda y los coachs de vida que crisis es igual a oportunidad, en general lo usan para que no nos lamentemos por las crisis sino que busquemos prosperar a pesar deésta, pero hoy veo esa frase de otra forma: Siempre que una mayoría esta jodida hay quienes se están beneficiando. Lo hago pensando en los que están aprovechandose de un punto de venta: No vendo nada y gano el diez por ciento o quince si es una tajeta de alimentación. Tal vez un día cuando cuente que a finales del 2016 en Venezuela se vendía el dinero, las mentes de esos tiempos no lo alcancen a comprender, pues si nos detenemos a pensar es una situación tan surreal, tan fuera de lógica. Hoy vi como por ejemplo una señora pedía un avance de 50.000 Bs, es decir le regaló al comerciante 5000 Bs.

Hoy un día cualquiera en la segunda decada del tercer milenio, me tocó improvisar un fogón de leña,para hervir el maiz que después molería para poder comer arepas. Es decir no necesité una máquina del tiempo para viajar al siglo XIX. Lo hice no por pretenciones vintage, sino para ahorrar la única bombonita de gas que nos queda, pues  el gas doméstico es un recurso escaso en uno de los principales paises productores de gas natural del mundo. ¿Se puede ser más surrealista? Hay algunos que imaginan un  Dios que juega a los dados con el destino de los humanos hoy en cambio la realidad que percibo es como si alguien hubiera metido en una licuadora las pesadillas de Kafka, Ionesco y Lewis Carol. Los venezolanos estamos en la licuadora y la cuchilla afilada gira a gran velocidad. Esperemos poder contar estas historias algún día.

Anuncios